Despedida

Me enfrias el alma cada dia más, cuando enciendo el fuego, tu apagas la llama.

Nunca entiendes nada, pasas por la vida sin querer tocarla.

Tus manos arrancan mis retoños frescos, poniéndole frenos a mis sentimientos.

Que vida tan sosa la que tú me das, me siento cansada sólo al respirar.

Se apaga mi risa, ya no sueño más, mi llama se extingue, debo de escapar.

Y aún así soy tonta ¡te quiero salvar! Pero tu amargura me arrasta hasta el fondo de tu sinsabor.

Adiós mi hombrecito, me duele dejarte y miras distante cómo yo me alejo y eres incapaz de decir ni adiós.

Mi pequeño desalmado, vacío y sin corazón, espero que en la vida puedas sentir alguna vez el amor.

Yo parto dolida con una rota canción, mi alma va de duelo hasta que pueda volver a alzar el vuelo.

Se enfrió mi fuego casi hasta morir más quizás mañana con una sonrisa vuelva a revivir.

Salvación

Vengo del frío.

Vengo del dolor.

Con la piel húmeda de las lágrimas que dejó una de las tantas huellas gigantescas como los cráteres de la luna que se tatuaron en mi alma.

Vengo del inmenso vacío de la soledad, del pasado, del desamor y el dolor, del abandono y del olvido.

Y luego, desde mi miseria, no entiendo como esta árida tierra pudo engendrar tanta belleza y desde el fondo de mi amargura pudo nacer el amor.

No sé que vio Dios en mí para reparar en mi tristeza y hacerme el más bello regalo.

Ahora, tengo todo lo que puedo desear.

No necesito más.

Contigo sentí la más grande de las fuerzas, el amor más fuerte que hay sobre la tierra.

No hay fuerza mayor, ilusión más bella.

Y descubro que hay una mujer con la fuerza, decisión y valor que no conocía dentro de mí.

Ahora guardo mis cosas viejas en el sótano y es como si volviera a nacer.

Cuando te miro y tomo tu mano, nada más importa, nada más necesito.

Tranquilo pequeño, siempre estaré a tu lado.

Vengo de lo oscuro pero a tu lado, mi bendición, llegaremos al más bello horizonte jamás deseado.

Por siempre estaré para ti mi luz.

Ya no importa de dónde vengo solamente hacia donde vamos.

Gracias, mi niño, mi salvación.

Encerrada

Te encerraron.

Cuando apenas naciste, te encerraron.

Pusieron rejas frente a ti y lanzaron la llave muy lejos.

Pasaste de niña a mujer rodeada de muros altos y viejos. Siempre fue así.

Sin opciones ni esperanzas. Con la idea preconcebida de lo que debías hacer o como debías vivir.

Te encerraron…alma de mariposa sin alas.

Sólo te mostraron la escala de grises más no te dejaron ver el arcoiris. Dentro de tus ojos un mundo inmenso de vida clamaba por salir y poder refrescarse bajo la lluvia de abril.

Siempre atada. El lazo estiraban pero si te alejabas un poco te halaban, lastimando tu pálida piel de princesa cautiva. Lejos de la vida.

Prisionera de las normas, de las costumbres, de lo que se supone, del que dirán. Aunque no parezca son fuertes las rejas que nunca se abren.

Desde lejos se puede ver tu mano blanca como la nieve salir por la ventana de tu casa.

Ama de casa, madre, esposa, la mujer sacrificada; muchas veces alejada de sus verdaderos sueños e ilusiones.

¡Puedes escapar!… ¡Deja crecer tus alas! Asi podrás volar bien alto.¡Olvida los muros, cierra los ojos!

¡Invoca un conjuro de valor, deseo, ilusión y sueños!

Derrumba las rejas con esa gran fuerza que llevas por dentro. Avanza sin miedo…estira tus alas.

Mariposa alada..¡Lanzate hacia el viento!

Alma

Esta foto pertenece a la vista que tengo todos los días desde la ventana de la sala de mi apartamento.

Vivo en la Habana Vieja y lo que se ve desde mi ventana es una pared vieja, desgastada y rota del edificio que está al lado. Hace mucho tiempo no vive nadie allí. Está bastante deteriorado y casi en ruinas como es habitual en muchas edificaciones de la Habana. Esa pequeña ventana siempre me muestra una rama verde, llena de vida donde los gorriones, las palomas, las lagartijas y otros animalitos habitan.

Es increíble como año tras año, la vida vuelve a nacer de esa pared destruida y en ruinas. Cómo aún, bajo una superficie áspera, sucia y olvidada hay lo necesario para albergar en su más profundo seno la vida de una planta fuerte, vital y hermosa. En donde lo bello nace de lo más insignificante.

Así cada día nos tropezamos con esas personas, que son toda alma. Son más comunes y frecuentes de lo que imaginas.

Si quieres saber más, sólo mirate en el espejo y estás mirando a una, pienso que somos todos. Tenemos dentro la capacidad de hacer y crear lo bello y bueno. Cada uno de nosotros hace cosas grandes aunque crea que son pequeñas. No tenemos que ser presidentes o artistas famosos para hacer grandes cosas; las hacemos diariamente sólo que las vemos tan comunes que no nos damos cuenta de su importancia.

Cada acción, gesto, saludo, sonrisa, hasta con una mirada somos capaces de transformar el mundo para otra persona.

Nuestra alma nos da la capacidad para amar, gracias a ella tenemos esa gran cantidad de sentimientos que enriquecen nuestras vidas.

Nos hace capaces de las más viles o hermosas acciones… Depende de lo que llevemos dentro.

¿Y tú, qué llevas dentro? ..

Bienvenidos

Hola amigos! Puede ser uno, dos, tres… no importa la cantidad. Lo que importa es que si estás aquí conmigo es porque tenemos algo en común y te agradezco que te tomes el tiempo de visitarme y leer mis historias. Por otro lado me siento feliz escribiendo.Sólo quiero decirte que mi blog es más bien sobre experiencias vividas o contadas, con un toque de imaginación y fantasía. No todo es basado cien por ciento en la realidad pero si tiene su influencia sobre lo que he vivido en Cuba desde que nací hasta ahora multiplicado por las experiencias vividas de mis amigos, vecinos, conocidos y no conocidos.Gracias y un beso para todos.